Animales en peligro de extinción

Se consideran en peligro de extinción aquellas especies en donde quedan tan pocos individuos que pronto podrían desaparecer por completo o en la mayor parte de su ambiente natural

Desde que se sabe, los animales han vivido en constante estado en competencia para sobrevivir. Además, cambios importantes en el medio ambiente han dado como resultado la extinción de algunas especies y el florecimiento de otras. Estos procesos evolutivos ocurren de manera lenta a lo largo de millones de años, sin embargo, cuando el hombre llegó a escena, hace relativamente poco tiempo, los delicados eslabones faunísticos que habían tenido larga permanencia en la naturaleza, empezaron a romperse y verse alterados provocando la desaparición total de algunas especies.

Una especie en peligro de extinción es una especie que ha sido clasificada como muy probable que se haya extinguido o que vaya a extinguirse. La extinción de la fauna tiene graves repercusiones en los ecosistemas, sobre todo en lo referente a las cadenas tróficas y alimenticias. En la mayoría de los casos, de las especies desaparecidas no se tenía suficiente información acerca de su papel en los diferentes ecosistemas en que participaban.

Pero incluso antes de la llegada de los humanos a la Tierra, las especies se extinguieron de forma natural.   La extinción natural ocurre cuando una especie disminuye en número de forma gradual pero constante al final de su período evolutivo en la Tierra.  La duración de este período depende de qué tan bien se pueda adaptar una especie a los cambios en el clima y a los cambios en otros animales y plantas a su alrededor.  Este proceso de extinción puede llevar mucho tiempo -a veces varios millones de años- y la extinción de una especie es seguida inmediatamente por la aparición de otra en un ciclo continuo.

La mayoría de las personas crecen escuchando que un animal en particular es una especie en peligro de extinción. Muchas veces al investigar el animal se presenta una pequeña infografía que lo clasifica como ´en peligro de extinción, amenazado, vulnerable u otros términos relacionados con él´. Los tres descriptores más comunes, –en peligro, amenazados y vulnerables-, no significan necesariamente lo mismo.

Algunos números increíbles de los Animales y las Especies

El reino animal es realmente enorme y no sabemos con certeza cuántas especies hay en el mundo.  Se estiman alrededor de 1,5 millones de especies de animales que han sido nombradas y descritas por los científicos, y más de un millón de ellas son insectos.  Aunque los científicos en 2011 estimaron que hay alrededor de 8,7 millones de especies en el planeta.  Se sabe que hay aproximadamente el doble de animales en las selvas tropicales que en cualquier otro hábitat, y es aquí donde es probable que haya un sinnúmero de especies aún desconocidas para la ciencia.  Se ha estimado que el número total de especies de insectos por sí solo podría ser de alrededor de 30 millones

Es posible, pero poco probable, que queden algunos animales grandes por descubrir, pero de lo que podemos estar seguros es que el animal grande más numeroso de la Tierra es el Homo sapiens – ¡el humano!  Los humanos modernos aparecieron hace unos 30.000 años y han llegado a dominar cada vez más el planeta.   El aumento constante de la población se vio acelerado por los avances de la civilización, como la Revolución Industrial y la mejora de la salud y la atención médica.

Esta explosión demográfica significa que millones de personas padecen hambre y enfermedades, y que cada vez más lugares salvajes son ocupados, lo que hace que los animales y las plantas también sufran.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN), quien publica estudios cada cuatro años, informa que un total de 869 especies están al día de hoy extintas o desaparecidas en estado silvestre, una cifra que se eleva a 1.159 si se incluyen las 290 especies en peligro crítico que posiblemente ya han desaparecido.

Especies Amenazadas: diferentes tipos

El término “amenazado” no es una categoría en sí mismo, sino un término general que la UICN utiliza para abarcar los tres niveles de mayor preocupación: vulnerable, en peligro y en peligro crítico. Cualquier especie que haya entrado en estas tres categorías se describe oficialmente como una especie amenazada en general, y uno de los niveles en particular. Para estar amenazada, una especie debe haber sido observada disminuyendo en número durante un período de tiempo debido a la pérdida de hábitat, la caza excesiva, la caza furtiva y la contaminación. La disminución de la población debe ser una que los biólogos y ambientalistas señalen como perjudicial para la especie y que, por lo tanto, dificulta su recuperación sin ayuda externa.

Vulnerable, En Peligro y En Peligro Crítico. Cualquier especie que haya entrado en estas tres categorías se describe oficialmente como una especie amenazada en general, y uno de los niveles en particular

Dondi Ratliff es un maestro certificado de inglés secundario en Texas. Sus artículos típicamente cubren temas relacionados con animales tanto salvajes como domesticados. Ratliff tiene una Licenciatura en Inglés de la Universidad Estatal de Tarleton, una Maestría en Enseñanza de la Universidad de Texas Woman’s y una Maestría en Inglés de la Universidad Estatal de Tarleton.

Especies Vulnerables

Una especie clasificada como vulnerable se enfrenta a amenazas, como la pérdida de hábitat y la caza furtiva, en estado silvestre que pueden hacer que se extinga. Estas especies se han visto sometidas a amenazas que las han empujado fuera de la zona casi amenazada y a la primera de las zonas de peligro de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza): vulnerable. La amenaza de extinción para las criaturas vulnerables, como el león africano, sigue siendo mayor que para las especies de menor preocupación, mientras que las especies casi amenazadas se acercan a su estado o se mantienen estables mediante programas de cría en cautividad.

En otras palabras, los problemas de las especies casi amenazadas se han intensificado o continuado, por lo que su población ha disminuido a un nivel preocupante; ahora son vulnerables.

Especies En Peligro

Las poblaciones de especies amenazadas están en grave declive y corren el riesgo de extinción debido a varios factores, como la contaminación, la deforestación y la caza. Un ejemplo notable de esto ha sido el águila calva. Los esfuerzos de conservación, que antes estaban muy amenazados en la década de 1980 y principios de la de 1990 debido a la intoxicación por DDT, han funcionado desde entonces, por lo que la especie se clasifica hoy en día como la menos preocupante.

Especies En Peligro Crítico

Las especies en peligro crítico son aquellas que están casi extintas en estado silvestre. Su número se ha vuelto tan escaso que pueden tener problemas para reproducirse y mantener la viabilidad de toda la especie sin la ayuda de los conservacionistas. En otras palabras, no pueden encontrar pareja para producir crías, o tardan tanto tiempo en madurar que a menudo mueren antes de poder reproducirse. Al capturar a miembros de la población silvestre para criarlos en cautiverio y reproducirlos allí para su posterior liberación en el medio silvestre, los conservacionistas intentan mantener viva la especie.

El gorila occidental pertenece a esta categoría y ha realizado rigurosos esfuerzos de conservación para reforzar su población silvestre; sigue estando en peligro crítico a medida que las poblaciones silvestres continúan disminuyendo debido a la deforestación y la caza furtiva.

Acuerdos Internacionales sobre la Protección de Animales

Muchas naciones tienen leyes que protegen las especies que dependen de la conservación: por ejemplo, prohibir la caza, restringir el desarrollo de la tierra o crear reservas. El número de poblaciones, las tendencias y el estado de conservación de las especies se pueden encontrar en las listas de organismos por población.

Personas de todo el mundo están trabajando para ayudar a salvar a los animales en peligro de extinción. Existen organizaciones de conservación que tratan de concienciar a la gente sobre los problemas a los que se enfrentan los animales salvajes. Algunas de las formas de conservación incluyen la protección del hábitat, la cría en cautividad, la creación de reservas y parques naturales y el uso de productos alternativos en lugar de productos de animales raros.

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES) 1975, firmado por 156 países:

  • Más de 800 especies que no se puede comercializar como especímenes vivos o como productos de la vida salvaje porque están amenazadas o en peligro de extinción.
  • Cubre 29.000 especies cuyo comercio internacional está vigilado y regulado porque están en vías de convertirse en especies amenazadas.

Los efectos de este tratado son limitado porque su puesta en vigor es bastante complicada, los infractores condenados solo pagan pequeñas multas, los países miembros pueden desvincularse del acuerdo de proteger cualquiera de las especies mencionadas en el tratado, y gran parte del comercio ilegal de vida salvaje y de productos relacionados con ella, tiene lugar en países que no han firmado el tratado.

Convención sobre la Diversidad Biológica (CBD)

Este tratado surgió de la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992, y ha sido apoyada por 172 países.

Ese tratado compromete legalmente a los gobiernos firmantes a invertir la curva de descenso global que experimenta la diversidad biológica en el mundo. Sin embargo, la puesta en práctica de este tratado se ha visto entorpecida porque algunos países clave, no lo han ratificado.

Lista Roja de la UICN

Aunque está etiquetada como lista, la Lista Roja de la UICN es un sistema para evaluar el estado de conservación global de las especies que incluye especies “deficientes en datos” (DD) – especies para las cuales se requieren más datos y evaluaciones antes de determinar su estado – así como especies que han sido evaluadas exhaustivamente por el proceso de evaluación de especies de la UICN.

Esta lista roja básicamente es una guía de cuán amenazada está una especie – los animales se miden en una escala que va desde “Preocupación Menor” hasta lo peor: “Extinto”

Se han evaluado aquellas especies de estado “Casi Amenazado” y “Preocupación Menor”  y se ha encontrado que tienen poblaciones relativamente sólidas y sanas, aunque estas pueden estar en declive.

A diferencia de su uso más general en otros lugares, la Lista utiliza los términos “especie en peligro” y “especie amenazada” con significados particulares: las especies “en peligro” (EN) se encuentran entre especies “Vulnerables” (VU) y “En Peligro Crítico” (CR), mientras que las especies “Amenazadas” son aquellas especies que se ha determinado que son Vulnerables, En Peligro o En Peligro Crítico.

Las categorías de la UICN, con ejemplos de animales clasificados por ellos, incluyen (con sus siglas en inglés):

Extinto (EX)

No quedan individuos de la especie

Extinto en la naturaleza (EW)

Los individuos cautivos sobreviven, pero no hay una población libre y natural.

Críticamente en peligro (CR)

Enfrenta un extremadamente alto riesgo de extinción en el futuro inmediato.

En peligro (EN)

Enfrenta un alto riesgo de extinción en el futuro cercano.

Vulnerable (VU)

Enfrenta un alto riesgo de peligro en el mediano plazo.

Casi amenazado (NT)

Puede considerarse amenazado en el futuro cercano.

Preocupación menor (LC)

No hay una amenaza inmediata para la supervivencia de la especie.

Top 10 de Animales en Peligro de Extinción

De algunos años para acá el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), hizo pública la lista de las 10 especies de mamíferos en peligro de extinción más próximos.

Panda gigante

China, que es el hogar de la población silvestre restante de menos de 2,500 individuos, desde fines de la década de los 80 ha instituido protecciones de hábitat más estrictas y la caza furtiva casi ha prácticamente cesado. Sin embargo, su estado todavía es riesgoso. Su rango está fragmentado y todavía están sujetos a enfermedades, depredación ocasional e inanición cuando grandes franjas de bambú de las que se alimentan completan su ciclo de vida y mueren o simplemente son deforestadas.

Tigre

La agricultura de tala y quema, junto con la invasión humana, han disminuido enormemente el hábitat disponible para estos felinos, que requieren grandes extensiones capaces de soportar a los grandes herbívoros que constituyen la mayor parte de sus dietas. Se cree que la caza furtiva de trofeos y partes del cuerpo usadas en la “medicina” asiática es la mayor amenaza para los tigres. Probablemente quedan menos de 4,000 en libertad. En 2014, China prohibió explícitamente el consumo de especies en peligro de extinción, incluidos los tigres, cuyos huesos, penes y otros órganos se cree que tienen poderes curativos mágicos.

Además, el aumento del nivel del mar, debido al cambio climático, amenaza el hábitat de los manglares de una población clave de tigres en los Sundarbans de Bangladesh y la India.

Tortuga boba o de cabeza larga

Este reptil amenazado vive en el Mar Mediterráneo, así como en el Mar Negro y el Océano Atlántico. En el pasado, sus principales peligros eran la caza de su concha y su carne. Ahora está siendo perturbada por los turistas que pueblan las playas arenosas donde pone sus huevos. En Turquía, se han construido hoteles en sus lugares de cría. En el mar, las tortugas a veces se enredan en las redes de pesca y se ahogan, o sufren cacería por depredadores de mayor tamaño.  Una posible nueva amenaza para ellos puede ser el aumento de la temperatura de la arena que determina el sexo de la tortuga.  Temperaturas más cálidas podrían resultar en un exceso de hembras.  Actualmente se estima que hay entre 40.000 y 50.000 hembras anidando.

Gorilas

El gorila es el mayor de los simios y el que más parentesco tiene con los seres humanos. De hecho, su ADN es en un 97%-98% idéntico al del humano. Si bien en los países en los que habitan los gorilas están protegidos por la ley, se considera una especie en peligro de  extinción pues están siendo amenazados en parte por los cazadores furtivos y por otra parte por la destrucción e invasión de su hábitat.

Tiburón Blanco

Es imposible saber la cantidad de tiburones blancos que hay pues tienen un grande rango de distribución. Pero lo que ciertamente es seguro, es que cada vez el número de esta especie va disminuyendo más. Esto se da ya que es un animal con muy bajo potencial reproductor y con pocas crías. Otro factor es la caza ilegal pues sus aletas, mandíbula y dientes tienen un alto valor comercial.

Elefante Asiático

La UICN considera sobre la población actual de elefantes asiáticos, que habita en 13 países, que es de entre 40.000 y 50.000. Ese número puede ser mucho menor; algunas regiones habitadas por los paquidermos madereros son inaccesibles debido al terreno o a la volatilidad política. Más del 50% de la población total de estos animales se concentra en la India. La creciente explosión de población humana allí (y en otras partes de Asia) crea conflictos por el espacio y los recursos. Y mientras que los colmillos de los elefantes asiáticos son mucho más pequeños que los de sus homólogos africanos, la especie asiática sigue siendo cazada furtivamente por su marfil, carne y piel.

Leopardo Blanco o Leopardo de las Nieves

Aunque se le llama leopardo, puesto que verdaderamente parece a una versión esmerilada de esos animales manchados de regiones más ecuatoriales), el leopardo de las nieves está en realidad más estrechamente relacionado con el tigre, al menos por análisis genético. Probablemente menos de 6.500 permanecen en estado silvestre, aunque debido al remoto terreno montañoso preferido por la especie, y su naturaleza escurridiza, es difícil obtener datos. Las poblaciones más grandes se encuentran en China y Mongolia, con poblaciones significativas en la India y Kirguistán también. Sus presas naturales son la oveja azul y el íbice, pero en algunas zonas depende en gran medida de los animales domésticos. Los agricultores que dependen de los animales disparan a los leopardos “problemáticos”. La caza furtiva sigue constituyendo la amenaza más importante para la especie, al igual que la caza excesiva de sus presas naturales.

Demonio de Tasmania

Entre 1996 y 2008, la población de demonios de Tasmania se redujo en un 60% debido a un cáncer contagioso conocido como Enfermedad del Tumor Facial del Diablo propia de esta especie. La enfermedad sigue diezmando las poblaciones de la especie, lo que sólo ocurre en la isla australiana de Tasmania. Actualmente puede que sólo queden 10.000 individuos salvajes. Se ha instituido la cría en cautiverio de individuos no infectados y se han hecho esfuerzos para desarrollar una vacuna contra el cáncer, que se cree que proviene de células mutadas de un solo espécimen.

Orangután

El significa en malayo de “Orangután” es persona del bosque. Aunque morfológicamente a las personas, sus sofisticadas habilidades cognitivas son muy humanas. Al igual que los gorilas y chimpancés, se sabe que utilizan herramientas. Debido en gran parte a la tala y captura para el comercio de mascotas exóticas, los orangutanes -restringidos a las islas del sudeste asiático de Borneo y Sumatra- son menos de 60.000 según un estudio de 2004. A diferencia de otros grandes simios, son generalmente solitarios o viven en grupos de menos de tres, lo que dificulta su seguimiento y estudio.

Nutria Marina

El lujoso manto impermeable que aísla a las nutrias de mar de las frías aguas que habitan casi las lleva a la extinción. Objetivo del comercio de pieles, la especie casi fue exterminada, y en 1911 sólo quedaban unos 2.000 de un total estimado de 300.000 ejemplares. Ese año, se promulgó una prohibición internacional de la caza comercial. Aunque esa prohibición, junto con las medidas de gestión y conservación adoptadas a raíz de la Ley de Protección de los Mamíferos Marinos de 1972, han ayudado a que las poblaciones se recuperen hasta un tercio de su número anterior, son altamente vulnerables a fenómenos naturales como la depredación de las orcas y a factores antropogénicos como los derrames de petróleo.

Grulla Trompetera

En 1938, el primer año en que se llevó a cabo un estudio de la población, sólo quedaban 29 grullas blancas en estado silvestre. Tres años después, sólo quedaban 16. La caza y la reducción de su hábitat de humedal habían viciado a la población y los esfuerzos concertados para salvar las aves remanentes no se dieron hasta finales de la década de los 60. Hoy en día, hay más de 400 aves, gracias en gran parte a programas innovadores de reproducción. Aunque un plan que incluía la transferencia de los huevos de las grullas chillonas a los nidos de las grullas de arena relacionadas para fomentarlas fracasó en última instancia, la cría en cautiverio y la reintroducción han establecido dos poblaciones silvestres en Florida, una de las cuales ha sido enseñada a migrar a Wisconsin. Tampoco es autosuficiente. La única población autosuficiente migra entre Alberta, Canadá, y Texas, EE.UU.

Dodo

El dodo se ha convertido en un símbolo de la extinción. Era un pájaro sin vuelo del tamaño de un pavo que vivía en la isla de Mauricio.  Cuando los marineros desembarcaron en la isla por primera vez en el siglo XVI, mataron al pájaro indefenso para alimentarse. Los huevos y las crías de los dodos eran consumidos por perros, gatos, cerdos, ratas y monos que el hombre había introducido en la isla.  El dodo, que no estaba acostumbrado a los depredadores, disminuyó rápidamente en número, y se extinguió en 1681.

Por qué es importante salvas las especies!?

Algunas personas pueden preguntarse “¿por qué preocuparse por la conservación?”. De algunos años para acá, es que nos damos cuenta de que es importante mantener la biodiversidad del planeta, que es la riqueza de vida animal y vegetal, su abundancia y los hábitats salvajes lo que nos mantiene a todos sanos y en perfecto equilibrio.

“Cuantas más especies desaparezcan, más ecosistemas enteros se volverán vulnerables y finalmente se desmoronarán a medida que se rompan los eslabones de las cadenas alimentarias”.

Por ejemplo, ciertos animales sólo comen ciertas plantas y esas plantas pueden necesitar que ese animal las polinice o esparza su semilla.  Sin uno, el otro también es probable que se extinga.

Desde un punto de vista egoísta, los seres humanos nunca sabemos lo valiosa que puede ser una especie animal o vegetal para nosotros en el futuro, tal vez como alimento, medicamentos (especialmente plantas) o para información específica como la biomímesis.

Los gobiernos pueden ayudar creando más acuerdos internacionales entre países para proteger a los animales (muchos países, por ejemplo, han acordado dejar de cazar la ballena azul) y sus hábitats. En junio de 2010, varios países acordaron proteger los bosques tropicales y evitar la deforestación mediante apoyo financiero.

Los científicos están creando bancos de genes en los que mantienen el material genético de un animal (los “bloques de construcción” de un ser vivo) en animación suspendida. Esta técnica puede hacer posible en el futuro el “crecimiento” de un nuevo animal de la misma especie.  En el “Kew Gardens” en Londres, existe un banco de semillas en caso de que las especies de plantas se extingan en la naturaleza.